Un solitario <br>para minimalistas

A veces se piensa que un solitario le va a gustar a todo el mundo. Es una joya que lleva implícita una gran simbología, y esto ya justifica la ilusión que provoca cuando se recibe, pero, precisamente por su simbología, es un anillo que en la mayoría de casos se lleva siempre. Por eso es muy importante que el solitario se ajuste a los gustos y al estilo de la persona que va a lucirlo, e incluso a su personalidad. En Roosik&Co. se es muy consciente de esta realidad y por esta razón se diseñan solitarios muy diferentes. A una persona que en general tiene un estilo minimalista, le gustará el solitario de la colección Eternal de Roosik&Co. En este anillo, aparte de la línea estilizada del metal, destaca el clavado de un diamante de 0,25 quilates, de forma que la piedra no sobresale de la línea del anillo y queda perfectamente integrada en la montura, componiendo una pieza de gran armonía y discreción que, en cambio, conserva inalterable todo el simbolismo de un solitario.