Un café con regalo de compromiso

Marc quiso sorprender a Ester llevándola al Café Nueva York de Budapest. Hacía ya unos días que estaban allí de vacaciones, aprovechando los días libres de las fiestas navideñas, y había oído hablar que esta era la “cafetería más bonita del mundo”. Comieron allí, acompañados de la música de un pianista que tocaba en directo, y en acabar la comida subieron las escaleras que conducían al hall del Hotel Boscolo, que conectaba con el Café. No había nadie allí, sólo un árbol de Navidad gigante lleno de luces y adornos, y un sofá de color claro.

Marc se marchó unos minutos para poder colocar el anillo de compromiso dentro de una cajita para hacerlo lucir aún más. Al volver al hall, se sentó al lado de Ester i le dio un sobre. Dentro había las fotografías que marcaban los momentos más especiales que habían vivido juntos en los cuatro años de relación que llevaban, ordenadas de las más recientes a las más antiguas. Marc contenía la respiración mientras Ester iba pasando las fotos, una tras otra, con la cara iluminada por la emoción. Al llegar a la última imagen, la del día en que se conocieron, a ella ya le empezaron a caer las lágrimas. Sentía que estaba a punto de suceder algo importante. Y justo en ese momento, Marc sacó la cajita que tenía escondida detrás de la espalda y la abrió, ofreciéndole un solitario con un diamante precioso: “¿Te quieres casar conmigo?”

Ester se quedó sin palabras. Tras mirar el anillo y a Marc, a Marc y al anillo, consiguió decir: “Sí, quiero”. Al día siguiente volvían a Girona con el souvenir más especial de sus vidas…

 

 

História real vivida por Marc y Ester en el hall del Hotel Boscolo de Budapest (Hongria) en diciembre de 2016.