< Volver

Anna Carbonell

Tengo 37 años, más de 300 pares de zapatos, 4 cargos empresariales, dos hijos y un marido maravilloso, y no en este orden pero todo forma parte de mi vida y no cambiaría ni una coma.

Nací en el seno de una familia dedicada al servicio a las personas. Soy la tercera generación de un hotel precioso en la Costa Brava donde los clientes repiten cada año y forman parte de nuestra segunda familia.

Mis padres me enseñaron que el respeto tenía que ganarse a pulso

y que no me regalarían nada por el hecho de decirme Carbonell, como la empresa familiar. Por eso, una vez acabados mis estudios, no fui a trabajar a casa, sino fuera. Han pasado ya muchos años y no me he arrepentido nunca. Aquello hizo que quisiera mucho mi tierra y mi negocio, y me dio alas para llegar todavía más lejos.

Anna lleva pendientes Blossom Teardrop en oro blanco, topacios y diamantes.

Actualmente dirijo el Hotel Carbonell de Llançà, pero también tengo una agencia de comunicación llamada Addictes, soy la Presidenta del Club de Marketing de Girona, organizadora de los Premios Cactus a la comunicación, el marketing y las nuevas tecnologías de Catalunya y, desde hace medio año, también soy la directora de comunicación y marketing de La Brava Beer, la cerveza Premium inspirada en la Costa Brava.

A todos estos proyectos, tengo que sumar las cuatro cosas que me hacen más feliz y que equilibran la balanza. Son: mis hijos, mi marido, mi familia y mi colección de zapatos de tacón.

Mi joyero es mi zapatero.

Tengo una princesita llamada Sílvia que, con sólo 8 años, me pisa los tacones en lo que refiere a mi adicción a los zapatos y un marido que me consiente y que, cada vez que puede, me regala un par de zapatos de tacón precioso. Debo tener ya dos o tres centenares. Los zapatos son para mí aquel complemento, junto con las joyas, desestresante y poderoso a la vez. Los zapatos definen quién eres y quién quieres ser. Os tengo que confesar una cosa, en mi armario siempre hay, como mínimo, un par listos para estrenar.

Anna lleva el colgante a conjunto del anillo Blossom Degradé en oro blanco, con topacios y diamantes.

No tengo tiempo de nada. Voy con la agenda a quince días vista, sufro de estrés diagnosticado, duermo poco y como mal pero me apasionan todos y cada uno de los proyectos que hago y no quiero renunciar a ninguno de ellos porque pienso que ya encontraré el momento de hacerlo. Es ahora o nunca.

Soy ambiciosa y pasional a partes iguales y no puedo remediarlo.

 

Descárgate la revista “Passionate Women” aquí.

contact us
¿Tienes dudas?