< Volver

Ale Rivas

Siempre he sentido un gran interés por la cocina, ya desde pequeña.

Me acuerdo de los pasteles de chocolate que nos hacía mi madre. ¡Nos gustaban tanto a mi y a mis hermanas! En nuestra casa, nadie se había dedicado nunca a la cocina profesional, pero mi madre era una cocinera excelente. De ella aprendí las recetas populares de la cocina mejicana y, sobretodo, el amor por los postres. ¡Cómo me gustaba ayudarla a preparar galletas y pasteles!

Decidí formarme en la Escuela de Cocina UNICO de Guadalajara, Méjico. Amplié mi formación con un curso de cocina española y tres meses de prácticas en el restaurante de Martín Berasategui (3 estrellas Michelin). Después, en El Celler de Can Roca, trabajé en todos los departamentos y me encargué durante un tiempo de la sección de pastelería, bajo las órdenes de Jordi Roca, con quien comparto inquietudes creativas. Después de esta experiencia, continué formándome en pastelería creativa en Méjico DF, y me surgió la oportunidad de trabajar como cabeza de pastelería en Pujol, de Enric Olvera.

Aquí empecé a experimentar con mis propias creaciones.

El año 2012, volví a Girona para hacerme cargo y dirigir el proyecto de las heladerías Rocambolesc, junto con mi marido, Jordi Roca.

Ale Rivas lleva el colgante Blossom Bouquet de oro rosa, diamantes y turmalinas naturales.

Aquesta iniciativa va néixer amb la voluntat de recuperar el tradicional carret de les postres de El Celler de Can Roca. Andreu Carulla va dissenyar-nos el nou carret per als petits fours i en veure’l vam imaginar-nos de seguida que seria molt divertit recórrer els carrers de Girona i oferir aquests dolços de manera ambulant.

Esta iniciativa nació con la voluntad de recuperar el tradicional carrito de los postres de El Celler de Can Roca. Andreu Carulla diseñó el nuevo carrito para los petits fours y al verlo nos imaginamos enseguida que sería muy divertido recorrer las calles de Girona y ofrecer estos dulces de manera ambulante. La idea era muy alentadora pero chocamos con las limitaciones de la normativa municipal, así que apostamos por aparcar el carrito en un local muy céntrico de la ciudad, en la calle Santa Clara. De hecho, este es el inicio de nuestra primera tienda Rocambolesc en Girona, un dulce viaje que ha continuado hacia Barcelona, Madrid y Alicante. En total, hemos abierto 5 establecimientos en 5 años, además de la tienda online y el suministro en 15 tiendas del Club Gourmet del Corte Inglés.

Mi trabajo es llevar los sueños de Jordi a la tierra.

Soy una persona pragmática. Me encargo de convertir la imaginación de Jordi en una realidad en la tienda. Para llegar hasta aquí he tenido que hacer frente a muchos retos. Un tema es cocinar y el otro es dirigir un negocio, contratar el personal, encargarse de la logística (no es fácil el sector de los congelados)…

Ale Rivas lleva pendientes Criollas Bunch Rose en oro amarillo y zafiros rosas.

También he aprendido mucho al arrancar todas las tiendas desde cero, hacerlas crecer y formar un buen equipo. Es imprescindible contratar gente en quién poder confiar y a quién poder transmitir la filosofía de la casa. Además, ninguna tienda Rocambolesc es igual, cada una tiene su propia personalidad. Esto se aprecia también en los gustos preferidos de cada zona. Como curiosidad os diré que en Girona, el helado que tiene más éxito es el de Manzana al Horno, en Madrid triunfa el de Coco con Violeta y en Barcelona, el de chocolate!

En nuestras tiendas, el 80% de la plantilla son mujeres, y ha sido así de manera espontánea. Nos entendemos todas muy bien y, juntas, le damos un toque más sensible y femenino a Rocambolesc, tanto a la hora de servir los helados como en el trato con el cliente. De todos modos, creo que no tendríamos que hacer distinción entre hombres y mujeres en el ámbito laboral, porque si no, nosotros mismas contribuimos a mantener la brecha abierta.

Ya hemos llegado a un punto en el cual las mujeres emprendemos y lideramos lugares de responsabilidad.