< Volver

Colgante Dégradés Oro Rosa

 1.170

> Descripción

COLGANTE BLOSSOM DÉGRADÉS DE ORO ROSA CON GRANATE, CUARZO ROSA, CITRINO Y DIAMANTES

Gemas de colores en sinfonía, esta es la filosofía de la serie Dégradés de la colección Blossom. Jordi Rosich -diseñador de Roosik&Co.-, busca la asociación armónica de las tonalidades naturales de las tres gemas que forman la composición decorativa de este colgante para conseguir un ramillete vibrante en colores degradados, fríos o calientes: los azules de tres tipos de topacio en el primer caso; y la combinación de granate, cuarzo rosa y citrino en el segundo, siempre acompañados de un trío de diamantes. El uso de tallas diferentes en las gemas protagonistas aporta dinamismo a este colgante tan particular.

 

ref: PE17.B4.G.Q.C.D_AUR

Sobre los metales y gemas

Creatividad y Savoir Faire

Las joyas de autor Roosik&Co. son piezas inspiradas en vivencias personales que expresan la sensibilidad y delicadeza con que la que han sido creadas. Jordi Rosich, gemólogo, clavador y grabador titulado, especialista en diamantes, firma las piezas de Roosik&Co., que diseña y trabaja a mano en su taller de Girona. Las creaciones de Roosik&Co. combinan los metales nobles y las piedras preciosas en una colección evocadora y nostálgica. Son joyas de una belleza elegante y sugerente a la vez, joyas para despertar la emoción de quien las hacer lucir.

Citrino

Del francés citron, que significa limón, el citrino es una gema de color de la familia del cuarzo. Puede adquirir un amplio registro de tonalidades, des de un amarillo muy pálido hasta colores como el café anaranjado e incluso algunos dorados; así como tallas muy variadas. En Roosik&Co. se utiliza sobre todo en la colección Blossom, donde sus tonos amarillentos aportan frescor y vivacidad a las joyas. En la Antigüedad se asociaba al planeta Mercurio, y en la Edad Media se consideraba el citrino como un talismán contra los problemas de la piel: hoy es una piedra vinculada al éxito y la prosperidad.

Cuarzo Rosa

La presencia de titanio, hierro o manganeso es lo que da las tonalidades que van del rosa más pálido al rosa oscuro e incuso al rojizo que puede presentar el cuarzo rosa -un mineral muy común en la corteza terrestre-. La dureza del cuarzo lo hace durable; su brillo y diafanidad han motivado que sea una piedra apreciada en joyería desde muy antiguo. Las tonalidades rosadas aportan connotaciones de ternura y dulzor a cualquier joya. En Roosik&Co. el cuarzo rosa luce en algunas de las piezas de la colección Blossom.

Diamants

El diamante es uno de los minerales más preciados del mundo. Su nombre deriva del griego ἀδάμας (adámas), que significa justamente "inalterable", una de las cualidades que le dan valor, ya que es el material natural más duro que se conoce. Es, con toda probabilidad, la piedra preciosa más dotada de significación simbólica: una joya con diamantes se convierte en una pieza icónica y única para quien la recibe. Jordi Rosich escoge personalmente los diamantes para los solitarios y anillos de compromiso de la colección Eternal de Roosik&Co., y sólo utiliza diamantes que no proceden de zonas en conflicto y certificados por el GIA (Gemological Institute of America) cuando son superiores a 0,25 quilates.

Granate

Aunque el granate puede encontrarse en una gran variedad de coloraciones -amarillo, naranja, café, negro, etc.-, es el rojo rubí el color que le ha dado mayor popularidad a esta gema, que estuvo terriblemente de moda durante los sigles XVIII y XIX en Europa -protagoniza muchas joyas de época victoriana-. Utilizada como piedra preciosa desde la Edad del Bronce, es una piedra que puede durar largo tiempo gracias a su dureza, que permite, a su vez, la talla en una gran diversidad de formas. El vivo color que presenta invita a utilizarla en joyas de tendencia como las creadas por Jordi Rosich en su colección Blossom.

Oro Rosa

Este metal consigue la tonalidad rosada que lo caracteriza gracias a una aleación entre el oro y una mezcla de cobre y plata. En función de la cantidad de cobre, el oro rosa presenta un tono más rojizo o, al contrario, más blanquecino y tenue cuando aumenta la cantidad de plata. El oro rosa se combina a veces con el oro amarillo y el oro blanco, pero también se trabaja en solitario, ya que transmite un carácter más dulce que el oro amarillo a las piezas, que conjugan de este modo clasicismo y tendencia. Jordi Rosich realiza algunos anillos de compromiso en oro rosa, que destacan por su singularidad en relación a las piezas tradicionales.