< Volver

Colgante Blossom en Oro Amarillo y Granate Verde

 315

> Descripción

COLGANTE BLOSSOM DE ORO AMARILLO Y GRANATE VERDE

Un granate de un sereno color verde encarna la evocación del mundo de la naturaleza en este colgante de oro amarillo de la colección Blossom de Roosik&Co. La inmensa diversidad de colores y matices de las flores ha inspirado a Jordi Rosich -joyero, clavador y gemólogo- en el diseño de esta colección que es alegre, vivificante y muy fácil de llevar. Como este colgante, que combina el granate con una delicada cadena de oro amarillo, que complementará cualquier conjunto en que tengan presencia los dorados, los colores tierra e incluso los estampados con verdes y azules de mar.

 

ref: PE16.B1.GR_AUG

Sobre los metales y gemas

Creatividad y Savoir Faire

Las joyas de autor Roosik&Co. son piezas inspiradas en vivencias personales que expresan la sensibilidad y delicadeza con que la que han sido creadas. Jordi Rosich, gemólogo, clavador y grabador titulado, especialista en diamantes, firma las piezas de Roosik&Co., que diseña y trabaja a mano en su taller de Girona. Las creaciones de Roosik&Co. combinan los metales nobles y las piedras preciosas en una colección evocadora y nostálgica. Son joyas de una belleza elegante y sugerente a la vez, joyas para despertar la emoción de quien las hacer lucir.

Granate

Aunque el granate puede encontrarse en una gran variedad de coloraciones -amarillo, naranja, café, negro, etc.-, es el rojo rubí el color que le ha dado mayor popularidad a esta gema, que estuvo terriblemente de moda durante los sigles XVIII y XIX en Europa -protagoniza muchas joyas de época victoriana-. Utilizada como piedra preciosa desde la Edad del Bronce, es una piedra que puede durar largo tiempo gracias a su dureza, que permite, a su vez, la talla en una gran diversidad de formas. El vivo color que presenta invita a utilizarla en joyas de tendencia como las creadas por Jordi Rosich en su colección Blossom.

Oro Amarillo

El oro es, con toda probabilidad, el metal más utilizado en la historia de la joyería, aunque también se emplea en la electrónica y la industria ya que es un metal resistente a la corrosión. Ha sido el metal con que tradicionalmente se acuñaba moneda y representa simbólicamente el valor y la grandeza. Presente ya en las culturas de la antigüedad, es un metal blando fácil de trabajar, porque, de hecho, es el más dúctil y maleable que se conoce. En todas las colecciones de Roosik&Co. hay piezas realizadas en oro amarillo, ya que la belleza y el prestigio de este metal son incuestionables.