< Volver

Anillo Blossom Nina Fruits

 235

> Descripción

ANILLO BLOSSOM NINA FRUITS DE ORO AMARILLO CON TURMALINAS NATURALES

La serie Nina de Roosik&Co. está dedicada a las más menudas de la familia. Jordi Rosich evoca el espíritu de la colección Blossom en esta serie, la vocación colorista y vital de unas joyas donde las piedras de color son las protagonistas, en una interpretación de carácter juvenil y alegre. En este anillo, la combinación de turmalinas de colores recuerda a las frutas de verano: melocotones, albaricoques, cerezas… un puñado de frescor que destaca sobre la montura en oro amarillo, y que combina perfectamente con los pendientes Nina Fruits.

 

ref: A17.BN1-AUG

Sobre los metales y gemas

Creatividad y Savoir Faire

Las joyas de autor Roosik&Co. son piezas inspiradas en vivencias personales que expresan la sensibilidad y delicadeza con que la que han sido creadas. Jordi Rosich, gemólogo, clavador y grabador titulado, especialista en diamantes, firma las piezas de Roosik&Co., que diseña y trabaja a mano en su taller de Girona. Las creaciones de Roosik&Co. combinan los metales nobles y las piedras preciosas en una colección evocadora y nostálgica. Son joyas de una belleza elegante y sugerente a la vez, joyas para despertar la emoción de quien las hacer lucir.

Oro Amarillo

El oro es, con toda probabilidad, el metal más utilizado en la historia de la joyería, aunque también se emplea en la electrónica y la industria ya que es un metal resistente a la corrosión. Ha sido el metal con que tradicionalmente se acuñaba moneda y representa simbólicamente el valor y la grandeza. Presente ya en las culturas de la antigüedad, es un metal blando fácil de trabajar, porque, de hecho, es el más dúctil y maleable que se conoce. En todas las colecciones de Roosik&Co. hay piezas realizadas en oro amarillo, ya que la belleza y el prestigio de este metal son incuestionables.

Turmalina

Las turmalinas se encuentran en prácticamente todos los colores de la naturaleza, desde la transparencia casi absoluta hasta el negro, pero el color más apreciado en esta piedra es el verde, sobre todo cuando es parecido al color de la esmeralda. Una de las características distintivas de la turmalina es que la misma piedra presenta tonalidades diferentes en función de la luz bajo la que se observa, con una variabilidad cautivadora y muy sugerente. Por su gran versatilidad, Jordi Rosich trabaja con turmalinas para crear una gran diversidad de joyas, desde pendientes hasta colgantes y pulseras, especialmente en la colección Blossom.